¡Bienvenidos a la página de curación/sanacion ParadiseNow.net!

La intención de esta página es de presentar varios remedios caseros alternativos naturales, eficaces y a la vez sencillos para aliviar los dolores más comunes de
dientes y muelas, comenzando con uno que para mí se ha revelado muy eficaz.
A la vez, pido que si conocen algún tratamiento o remedio casero, por favor,
me lo hagan saber a para difundirlo y que también compartan este
tratamiento simple y natural para aliviar dolores dentales,
complementado con un programa de autotratamiento
contra el deterioro de dientes y muelas con todos
aquellos que puedan beneficiarse
con el mismo.

Mi Remedio Casero Natural contra el Dolor de Muelas Y Un Tratamiento contra el Deterioro de los Dientes mediante la Regeneración
dental a través de la Dieta.

De Ulla, webmaster y diseñadora de www.healingteethnaturally.com
Traducción y notas de © aulaenredATgmail.com ( AT = @ )
© 2007 ParadiseNow.net * Aviso de copyright * Todos los derechos reservados.

Un programa de tratamiento alternativo simple y prácticamente gratuito para aliviar
y detener los dolores dentales, devolviendo a dientes y muelas su funcionalidad.
El mismo está destinado a todo el que lo desee o lo necesite, para no tener
que acudir a un dentista, evitando los procedimientos de la praxis
odontológica convencional que puedan provocar riesgos.

English   Deutsch   Português   Français

 Farsi   한국어   हिन्दी   русский

 العربية   中文(简体)

Georg Christoph Lichtenberg (1742 - 1799), el primer profesor alemán de física experimental y conocido como autor y crítico de arte por sus tratados científicos e ingeniosos aforismos, escribió lo siguiente: “Inventar un remedio infalible contra el dolor de muelas y que pudiera detenerlo en forma instantánea podría valer tanto o más que el descubrimiento de otro planeta.”

Desde que mi mejor amigo y yo experimentamos por nosotros mismo lo que parece un infalible remedio casero contra el dolor de dientes (y que hemos probado con éxito una y otra vez), no puedo sino asombrarme (y horrorizarme) de la forma en que nos han tenido «prisioneros» a merced de la «industria dental». Como muchos en la mayor parte del mundo occidental, crecí escuchando a dentistas, familiares y medios de comunicación diciendo que una vez que se sufre dolor de muelas señalando la presencia de una «caries», no hay nada que pueda hacerse para ayudar o curar de veras, ya que los dientes, una vez atacados y ablandados por las caries nunca podrán repararse por sí mismos.

Supuestamente, todo lo que podemos hacer es tomar algún remedio para el dolor, un remedio casero o hierba medicinal para aliviar momentáneamente o con la esperanza de detener el dolor mientras corremos al dentista lo más pronto posible para que, blandiendo las únicas herramientas eficaces para arreglar «adecuadamente» la caries y el diente, perforando, obturando y cobrando. Y, por supuesto, una vez que la bacteria ha comenzado a corroer el diente, no hay forma conocida en este mundo para detener  su  inexorable avance, fuera del consultorio y del sillón del dentista.

Ahora sé otras cosas, por lo menos respecto a mis propios dientes y entiendo a algunos otros que siguen principios similares.

También pienso que si me hubieran enseñado desde el principio lo que ahora sé que es cierto sobre el poder natural de autocuración  del cuerpo humano – inclusive dientes y encías- ahora tendría todos mis dientes en perfecto funcionamiento, en lugar los cuatro extraídos y otros seriamente dañados por el rebaje con lima para colocar tres puentes (dos de los cuales  me los he hecho sacar). También podría haberme ahorrado mucho dolor físico, por no mencionar algo de dinero.

Este sencillo procedimiento para aliviar el dolor de dientes (que no debe dejarse de lado por su sencillez, como hice yo en un principio) y para la subsiguiente reconstrucción del esmalte dental ha hecho milagros en mí, incluso con dolor de dientes de la peor clase imaginable y con caries muy profundas. En efecto, una vez un dolor sumamente fuerte me tuvo en estado de shock por un momento, era como si un rayo me quemase a través de la mandíbula y aún más allá, y como si una de mis caries hubiese virtualmente llegado a la raíz, de modo que mi dentista de entonces me dijo que lo iba a perforar. De todas formas le dije que dejara de trabajar (estaba por hacerme un tratamiento de conducto). Posteriormente traté yo misma el diente cariado usando el procedimiento que más adelante se describe en detalle y ahora resumo abajo. Aunque el diente no se recuperó, nunca ha vuelto a causarme problemas.

Mi remedio personal para curar el dolor de dientes o cómo eliminar el dolor de muelas aún en los casos de dolor más intenso y acuciante.

Hay que disolver suficiente sal1 en agua tibia (a temperatura corporal), para obtener una solución concentrada y enjuagarse la boca repetidas veces, agitando vigorosamente la salmuera por la boca (si el dolor lo permite), o simplemente dejando que trabaje dentro de la cavidad bucal, aumentando la salivación. El dolor, especialmente cuando es muy fuerte, puede bajar inmediatamente, pero a veces hay que esperar un poco para que desaparezca: en mi caso, lo más que demorado en irse un dolor agudo ha sido como dos minutos. He sabido de otras personas que se han aliviado al instante de su dolor con el mismo sistema. Puede ser necesario repetir varias veces el enjuague con salmuera, includo por varios días si el dolor reaparece o no se va del todo. Otra posibilidad es colocarse unos granos de sal directamente contra el diente, la muela o la zona de la encía dolorida.

Encuentro que este enjuague con salmuera es más efectivo que el aceite de la planta del té (que para mí es sumamente útil para disminuir el dolor y que después puedo usar para mantener la boca y los dientes “esterilizados”), como también de más ayuda que cualquier otra cosa que haya probado, como los analgésicos alopáticos o el tan difundido remedio casero del extracto de clavo de olor (o aceite puro de clavos de olor, un remedio comprado que se reveló inútil en mi caso). Los remedios tradicionales y analgésicos como la aspirina, la acetaminofena [Tylenol], Ibuprofen [Motrin, Advil, Nuprin] e hydrocodone [Vicodin], de hecho a menudo pueden hasta empeorar el dolor o deteriorar la condición del diente debido a que añaden más toxinas a la boca y a los dientes, por lo menos en caso de aplicaciones repetidas.

El tratamiento con salmuera también parece trabajar bien en dientes doloridos o en abcesos de la encía (infección llena de pus de dientes o encías), drenando gradualmente el pus. En algunos casos, si la causa del dolor son las partículas de comida atascadas entre los dientes y la raíz, un enjuague en profundidad con salmuera por toda la boca, como se indica más arriba, debiera ayudar a removerlas, de no ser así, hay que ayudarse con hilo dental o escarbadientes.

Para quienes deseen saber de otros remedios o paliativos del dolor que he probado, o bien de otras fuentes, he recopilado una lista adicional de remedios caseros sencillos y naturales o de hierbas para el dolor de dientes.
 

 

La acción de la salmuera en la detención y cura del dolor de dientes:
las causas del dolor de dientes y encías.

Por lo que sé, la salmuera trabaja de la siguiente manera: tener dolor de dientes significa que el nervio es atacado por la caries y/o alguna otra bacteria que viaja dentro de la zona que circunda el nervio a través de un diente “ablandado” (o sea que ha perdido su dureza natural debido a la falta de minerales en su retícula, permitiendo que la bacteria viaje a través de los huecos hacia los estratos más profundos del diente. En efecto, el esmalte dental, cuando está sano, es el tejido más duro del cuerpo humano. En otras palabras, el dolor es causado por una infección bacteriana que se localiza y se difunde en un área debilitada. El enjuague con salmuera (probablemente cuánto más fuerte sea la concentración de sal, mejor trabaje) actúa de dos formas: primero por ósmosis, extrayendo moléculas y atacando a las bacterias desde las encías que rodean el nervio (y hasta del  mismo diente debilitado), y en segundo lugar porque la sal mata directamente las bacterias causantes del problema al entrar en contacto, y también porque se las elimina con los repetidos enjuagues.

Para añadir otro punto de vista interesante sobre las posibles causas del dolor de dientes y encías y proponer otra explicación de cómo el agua con sal puede ser tan efectiva para aliviar inmediatamente el dolor, el dentista Paul Revere (seudónimo) en su libro de 1970 sobre “odontología alternativa” del título “Dentistry and Its Victims” (“La odontología y sus víctimas”) vemos un fragmento del capítulo sobre “El dolor de dientes y su control”.

“Si bien la pulpa es la fuente más frecuente del dolor de dientes, no es un nervio (aunque cuando la gente dice “el nervio”, quiera decir la pulpa). La condición de irritación leve de la pulpa se denomina hiperemia. Una pulpa hiperémica por lo general muestra sensibilidad al frío y puede tener sensibilidad a la presión del mordido o a la acción de los jugos (zumos) que se suelen ingerir, como los líquidos ácidos o azucarados. La hiperemia suele ser episódica: los síntomas a menudo desaparecen del todo por largos períodos, retornando por ocasiones breves. He tenido pacientes cuya hiperemia volvía dos veces por año, para el cambio de estación, año tras año. Muchos de nosotros saben lo que es el no poder poner algo frío en la boca sin sufrir dolor de dientes.
La inflamación de la pulpa, o pulpitis, produce un dolor más agudo del que resulta de la hiperemia pulpal. La inflamación puede tener origen en varias causas: un trauma (daño) debido por ejemplo a un golpe o una perforación dental; irritación, deterioro y probablemente, la consiguiente invasión de bacterias; efectos tóxicos de materiales de amalgama de aislación pobre; o cambios en la temperatura. Todo tejido, inclusive la pulpa, tiende a hincharse cuando se inflama. Pero, a diferencia de otros tejidos que normalmente tienen libertad de expandirse, la pulpa está confinada en paredes rígidas de dentina. Al hincharse la pulpa inflamada, crea una presión muy fuerta dentro del diente y esta presión es la causa directa de la mayoría de los dolores de dientes. [Y es aquí, por supuesto, que el efecto osmóticos de la salmuera entra en juego, ejerciendo la deshidratación del área afectada, o sea disminuyendo la presión interna. Me parece evidente que el enjuague repetido produce más que un simple efecto drenante (si se continúa con una dieta regenerante se puede iniciar un tratamiento a largo plazo del diente dañado, probablemente como se dijo, gracias a la acción bactericida].
Las encías pueden ser una fuente de gran dolor, sobre todo si hay infección. El dolor en las encías es producto de lesiones con infección, de la formación de las muelas del juicio y de irritaciones provocadas por las dentaduras postizas. Hay muchas otras causas de dolor en la boca, lo importante es saber que se trata sin dudas de una advertencia sobre un malestar real que debe corregirse.Nunca he visto un dolor de dientes que pueda honestamente definirse como psicosomático. Aunque en ocasiones el dolor de dientes pueda ser difícil de localizar y corregir, dicho dolor es real y muy pocas veces, si es que esto es posible, tiene origen psicosomático.”

Otras causas de dolor dental o gingival (de encías)

Además de las causas ya mencionadas de dolor de dientes, como la “enfermedad dental” y las caries, también pueden haber (como afirma Paul Revere) otras causas comunes de dolor de dientes, por ejemplo un abceso, problemas de mandíbula, un diente quebrado o fisurado, un diente golpeado o que está recién saliendo, la “enfermedad gingival”, la “irritación de la raíz del diente”, la “enfermedad témporo-mandibular (unión de las mandíbulas)” y problemas de mordida (no cierran bien los dientes), pero aquí me interesa menos la exactitud del diagnóstivo que dar una ayuda eficaz y un remedio real en el largo plazo, que a su vez pueda encontrarse en el campo de la alimentación. En efecto, el reconocido dentista Paul Revere escribe en “La odontología y sus víctimas” que si uno pregunta a diez dentistas, los diez le darán 10 diagnósticos referidos a un mismo diente, la exactitud de esta afirmación me la confirmó uno de mis ex-dentistas.

Otra consideración que posiblemente valga la pena es la siguiente:
aparentemente, el dolor de dientes o de mandíbula puede desencadenarlo un problema originado en otra parte del cuerpo, como el corazón (en caso de un ataque cardíaco o de angina) o los senos faciales o los oídos. He leído que los pacientes de angina ocasionalmente sólo presentan dolor de muelas, dientes o mandíbula como los únicos síntomas de su problema al corazón. Entonces, no todo dolor de dientes es lo que parece sino que puede estar indicando problemas más serios (esto no era para asustar a nadie ni para gratificar a los hipocondríacos que tienen mucho tiempo libre, sino un llamado de atención para no correr el riesgo de desorientar a nadie). Es apropiado leer la siguiente advertencia al final: 
Disclaimer.

La regeneración y el tratamiento dental a través de la alimentación: cómo arreglar las caries sin dentista y eliminar las caries sin amalgamas.

El procedimiento descrito para detener el dolor de dientes es solamente un primer paso, ya que mi finalidad no es solamente mitigar o detener temporariamente el dolor antes de recibir un tratamiento dental de emergencia o un trabajo odontológico “adecuado”. El próximo paso, el más importante, es efectuar una tratamiento a largo plazo, trabajando para ayudar a la remineralización de los dientes, por ejemplo, para formar un esmalte nuevo reendurecido y así devolverles la funcionalidad (por lo general evito a los dentistas -ver más abajo una excepción) porque no me gusta llevar amalgamas, coronas, implantes o prótesis llenas de materiales extraños, metales peligrosos y/o productos químicos tóxicos en mi boca con su posible o probado riesgo para la salud, como la amalgma de mercurio u otros metales dañosos disolviéndose en el cuerpo, contaminación radioactiva, etc.2 . Incluso he leído que el simple acto de perforar un diente constituye un trauma para el diente afectado, comparable a una operación realizada en otra parte del cuerpo.

Considero que la remineralización o reesmaltado de los dientes tiene más posibilidades de lograrse con un cambio o una adaptación de la dieta (dejando de lado por el momento cualquier corriente de curación emocional, mental o espiritual para las cuales habrá un lugar y un momento también, incluso en el campo de la regeneración dental): de acuerdo con las observaciones y estudios efectuados profundidad por el eminente investigador y dentista, el doctor Weston A. Price DDS, como también por otros dentistas como George W. Heard, en cuanto a cómo tener y mantener o recuperar en alguna medida la funcionalidad, necesitan recibir una nutrición rica en minerales, micronutrientes, vitaminas y diversos fitonutrientes combinados con la abstinencia de todos los alimentos refinados, en especial azúcar y harina blanca.

Los elementos saludables se encuentran especialmente en los alimentos crudos, por ejemplo alimentos frescos y sin procesar. Por esta razón generalmente sigo, y aconsejo seguir, una dieta vegetariana rica en nutrientes minerales con ingredientes provenientes de agricultura orgánica, y que incluya a menudo algas (aparentemente la fuente biológica disponible todos los minerales y micronutrientes, por lo menos en estado crudo), y dejando de lado los alimentos refinados como el azúcar y la harina blanca, teniendo cuidado también con los alimentos ácidos (naranja, pomelo, vinagre, tomate, etc) y los azúcares naturales de alta concentración o endulzantes como miel, fruta seca, etc.3

El doctor Heard, odontólogo, en su libro “Man Versus Toothache” («El hombre contra el dolor de dientes») (descargable de la vasta librería online www.soilandhealth.org), agrega que la leche cruda de vacas que han  pastado en prados ricos en minerales y micronutrientes constituye una excelente fuente de todos los elementos necesarios para mantener y restituir la integridad dental, mientras que la leche pasteurizada ha perdido todos los valores de preotección y la capacidad de reconstrucción de los dientes (como probablemente todos los otros elementos saludables). Así que si se emplea leche fresca, el esfuerzo de buscar leche cruda orgánica puede realmente valer la pena, sobre todo en verano, cuando las vacas tienen más probabilidad de pastar al aire libre. “Man Versus Toothache” del dr. Heard deja bien en claro que parece haber un mundo de diferencia en los valores relacionados con la salud entre la leche cruda y la leche orgánica pasteurizada, como también entre la leche de vacas que se alimentan en pastos ricos en minerales y la de vacas que pastan en suelos menos fértiles (o consumen alimentos de menor calidad).

En efecto, un eminente estudioso de Higiene Natural, el dr. Herbert M. Shelton, dedica detallada atención en su libro Orthotrophy («Ortotropía») (también disponible en www.soilandhealth.org) a la gran diferencia entre los valores de protección de la salud que existen entre la leche cruda y la leche pasteurizada. Más información sobre los diversos beneficios de la leche cruda se encuentra en www.realmilk.com/enzyme.html; acerca del debate “leche cruda versus leche pasteurizada” y su comparación en www.realmilk.com/rawvpasteur.html  y resúmenes sobre los efectos de la pasteurización en el valor  nutricional de la leche en www.realmilk.com/abstractsmilk.html. Indicaciones adicionales para los lectores de todo el mundo: www.realmilk.com/where-other.html muestra fuentes de leche cruda en Canadá, Chile, Japón, Australia, Nueva Zelandia, Bélgica, Dinamarca, Europa del Este, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Holanda, Noruega, Suiza y el Reino Unido, y www.realmilk.com/where5.html ofrece una amplia lista de leche cruda en cada estado de los EEUU.4

Si al principio el diente estuviera muy sensible como para masticar o estar en contacto con la comida, se debe extraer el jugo o procesarla hasta obtener una pasta suave e ingerirla con una cañita (pajita o popote), evitando de esta forma beber o comer cualquier sustancia que pueda irritar el diente, por ejemplo comida muy fría o muy caliente. Sin embargo es importante que los dientes sí entren en contacto con los alimentos naturales bien masticados para poder extraer directamente los minerales y otras sustancias necesarias para permitir su regeneracion natural (o sea que masticar bien no es importante sólo para la digestión, uno de los pilares de un cuerpo sano, sino también para la regeneración dental). En efecto el aumento de circulación sanguínea y linfática en encías y otros tejidos orales provocada por la adecuada masticación debiera mejorar la detoxificación celular de los dientes y su nutrición.

Combinando con el cepillado y la limpieza necesaria (ver abajo) y recibiendo luz solar para la produccion de vitamina D (requerida para una buena asimilación del calcio en la estructura dental), este tipo de régimen rico en minerales y micronutrientes debiera permitir que el diente se remineralice, al menos lo suficiente, por ejemplo formando de nuevo un esmalte endurecido que permita el uso normal del diente ; para más detalles ver por ej. la dieta cruda www.rawpaleodiet.org/dental-regeneration-1.html para leer las amplias observaciones y opiniones del autor sobre la regeneración dental con métodos de curación natural. Otras indicaciones realmente buenas sobre una dieta para la formación, regeneración y conservación del diente, rica en calcio biodisponible y otros minerales y micronutrientes necesarios para tener dientes sanos pueden encontrarse (en inglés) en www.healingteethnaturally.com ).

Otra vía importante a seguir para la curación de los dientes es, en mi opinión, el uso de remedios homeopáticos para reforzar en general y curar dientes y encías. Considero la homeopatía un modo de curación energético muy valioso y una vez lo usé para curar una infección muy grande, donde se había producido una hinchazón de la encía que, tratada, comenzó a largar gradualmente mucho pus, aliviando de esta forma la infección y el consiguiente dolor.

 

La luz del sol y la vitamina D

Si no hay mucho sol o se siente que los dientes se debllitan, sugeriría tomar una tableta de vitamina D (generalmente excluyendo el aceite de bacalao, aceite de pescado o de hígado de bacalao), debido a su naturaleza no vegetariana). Trataría también de exponer directamente dientes y encias a la luz solar, un poderoso «desifectante» y promotor de la salud en sí mismo (al respecto ver “Exposicion al sol”; comparar también con  Light, Medicine of the Future [“La luz, medicina del futuro”] en inglés.) 

Higiene dental y oral: limpieza de los dientes y de la boca,
mejorar la salud oral a través del cuidado de los dientes.

Parece muy importante evitar toda pasta dental que contenga glicerina, ya que para que los dientes se remineralicen, la superficie del diente debe estar limpia y «accesible». La glicerina que cubre la superficie evita esto con una sustancia pegajosa y difícil de eliminar. Personalmente uso un cepillo de dientes eléctrico con simplemente agua y sal marina, bicarbonato o jabón vegetal sin perfume (más adelante volveremos sobre el tema). A veces no me cepillo los dientes para nada, cuando no siento la necesidad, por ejemplo, después de haber comido alimento naturales o en su mayoría comida cruda con poco contenido de azúcar. En estos casos simplemente me los enjuago bien con agua o salmuera concentrada. También me limpio la lengua con regularidad. Recuerdo cada tanto a un investigador en materia dental, Weston, A. Price (que recorrió el mundo en busca del secreto de los dientes sanos) informando que en su investigación sobre los pueblos que preservaban en forma natural sus dientes consumiendo alimentos naturales, observó que ninguno de ellos se limpiaba en absoluto los dientes. En Man Versus Toothache (El hombre contra el dolor de dientes), el dr. George Heard refiere historias parecidas, como el caso de una mujer de más de 80 años con todos sus dientes sanos y que nunca había usado un cepillo de dientes.

Dicho esto, hace poco he observado que una vez que los dientes han sufrido daños serios debido a una dieta carente y tóxica y a la odontología invasiva, la limpieza es un factor muy importante y tal vez el más importante para tratar de prevenir daños mayores a los dientes. En efecto, el dr. Nara en su libro “How to Become Dentally Self-Sufficient” (Como ser autosuficiente con sus dientes) dedica una atención religiosa al cuidado diario de los dientes y a la higiene dental como el único para prevenir mayores daños en dientes ya deteriorados.

La dra. Hulda Clark advierte en The Cure For All Diseases (La cura de todas las enfermedades): «No usar pasta dentífrica5 , no siquiera las variedades “health- food” (alimentación sana). Para limpiar los dientes, usar agua pura o bicarbonato de sodio6 puro – pero primero hay que diluirlo en agua, para que no sea tan abrasivo. O cepillar con peróxido de hidrógeno en concentración alimentaria, no la variedad normal. No usar hilo dental, usar tanza de pesca, monofilamento de 2 o 4 libras (yo uso hilo común). El hilo dental tiene antisépticos al mercurio2 (con contaminación de talio). Tirar los cepillos viejos – los solventes no lavan. No usar enjuague bucales. Usar salmuera, preparada con sal que no contenga aluminio, o emplear peróxido de hidrogeno de tipo alimentario (unas pocas gotas en el agua). No usar peróxido de hidrógeno si se tiene metal en la boca, porque puede emitir algunos de los metales.”  Para mas información, ver Information on Dr. Hulda Regehr Clark's body detoxification protocols (en inglés).

El dr. Gerald F. Judd (en su libro "Good Teeth, Birth to Death" - Dientes sanos para toda la vida) recomienda "Una buena solución para lavarse los dientes que he usado por 5 años, es el jabón en barra. Hay que humedecer el cepillo, pasarlo por la barra 2 ó 3 veces, y luego cepillar los dientes enérgicamente y las encías con suavidad. Enjuagar con agua 3 ó 4 veces. Así se lavan todos los aceites de los dientes y se desinfectan las encías. El jabón mata las bacterias. De esta manera los dientes quedan listos para la remineralización con el calcio y el fosfato ingerido en la alimentación diaria. La enzima adenosín difosfato (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Adenos%C3%ADn_difosfato) deposita fosfato en la superficie del esmalte. No se debe usar jabones líquidos, porque su composición es diferente y provoca daños al protoplasma.

También se puede incluir la extracción mediante buches de aceite (ver oil pulling) en el cuidado dental diario. Se trata de una práctica muy simple que supuestamente extrae las toxinas de la mucosa oral y destruye los gérmenes de la boca a la vez que estimula la eliminación corporal y aumenta el metabolismo, beneficiando los procesos curativos y mejorando la salud. 

Mal aliento

El enjuague a fondo de la boca y los gargarismos con salmuera fuerte también hacen maravillas contra los síntomas de mal aliento (aparentemente porque mata las bacterias que producen el mal aliento). Probablemento debido al mismo mecanismo de acción bactericida lo he visto recomendado para aliviar el dolor de garganta.
El bicarbonato de sodio, entonces, debería tener un efecto similar (aunque la sal es mucho más económica).

Cuando ver a un dentista

Durante los últimos siete años me he curado por mí misma todos los problemas dentales (son pocos y aislados hoy en día y sólo como consecuencia de errores en la alimentación, por ej. azúcar refinada y harina blanca) usando el tratamiento ya mencionado. Una vez hice una excepción en mi política de “zona libre de dentista”: tenía un hueco muy profundo donde la amalgama se había desprendido. Normalmente dejo estos dientes a que por sí mismos se les vuelva a formar una nueva capa de esmalte endurecido mediante una dieta adecuada y la limpieza. En este caso la cavidad era demasiado grande y con recovecos: imposible mantenerla limpia, con restos de comida que siempre se atascaban en el interior, comenzando a podrirse y a causar dolor. De modo que me la hice obturar con una amalgama plástica.

Más remedios caseros o naturales para el dolor de dientes.

Difícilmente se pueda imaginar algo más barato para calmar un dolor fuerte que la salmuera (que, como ya dije, parece funcionar bien también contra los abcesos). Como ya dije, los analgésicos, los tan recomendados aceite de clavo de olor y aceite de la planta del té (aplicados directamente sobre el área afectada por el problema dental), me resultaron inútiles en el caso de dolores serios (aunque nunca traté con un trozo de clavo de olor, que probablemente sea más efectivo). Además, el agua con sal casi siempre los tenemos a mano (y, como dijimos, hasta la sal por sí misma puesta directamente sobre el diente enfermo o la zona dolorida también funciona), mientras que algunos de los remedios a base de hierbas o de otro tipo que siguen a continuación, que he visto recomendados, no siempre están disponibles o son más difíciles de conseguir.

Aceite de planta de té: el aceite esencial de la planta del té es mi segunda opción para el dolor de dientes y encías. Siempre me ha funcionado muy bien para dolores menores (aplicado directamente a dientes y encías). Tiene la ventaja adicional de que se puede llevar fácilmente en el bolsillo, teniéndolo siempre a mano en caso de necesidad. Parecería ser que enjuagarse la boca con agua y aceite de planta de té puede aliviar rápidamente las encías inflamadas.

Recomendación: usar el aceite de planta de té orgánico siempre que sea posible. De acuerdo a mis informaciones el aceite de té cultivado de forma convencional (no orgánico), contiene niveles más elevados de residuos tóxicos de pesticida.

La imposición de manos: pedirle a un amigo que ponga su mano en la zona dolorida con intención de sanar. Esto una vez hizo maravillas en mí, quizás provocando que el diente (el mismo al que el dentista quería hacer un tratamiento de conducto) comenzara a autorepararse (aunque el diente en cuestión en el interín ha seguido degenerándose pero sin dolor). Poner mi propia mano sobre la mejilla con dolor también funcionó bastante bien en casos de dolor menos intenso, aliviándolo casi en forma instantánea (pero solamente por un lapso de tiempo, dejándome dormir por algunas horas).

Hacer ejercicio y aumentar el flujo de sangre y de linfa: un amigo me comentó que una vez que tenía un terrible dolor de dientes, moverse (saliendo y andando en bicicleta) le disminuyó el dolor. Análogamente, haciendo colgar mi cabeza lo más abajo posible (aumentando la circulacion sanguínea hacia la cabeza y la boca) me ayudó a aliviar el dolor de un fuerte dolor de dientes, deteniéndose temporariamente (volvió apenas me incorporé otra vez). Otro amigo, a su vez, me dijo que masticar chicle le hizo mejorar de su dolor de dientes.

Exposición al sol: exponer dientes y encías directamente a la luz solar me ayudó a calmar el dolor tanto de dientes como de encías. La razón es, entre otras, que la luz ultravioleta a longitudes de onda de 260-280 nm tiene poderes bactericidas, o sea que mata las bacterias (de hecho, la radiación ultravioleta se utiliza actualmente como técnica de esterilización).

Fortalecimiento de los dientes: cuando uno o más de mis dientes me duele, también puede ser la señal de que simplemente necesita reforzarse (remineralizarse) o una limpieza (por ejemplo, de comida atascada entre dos dientes). Ver «regeneración dental por la dieta»    y «limpieza oral».

Listerine: la salmuera tibia seguida de un enjuague con “Listerine enjuague bucal antiséptico” es algo que también se ha demostrado muy efectivo, quitando el dolor en minutos (personalmente lo evitaría debido a los productos químicos de la fórmula).

Raíz de jenjibre (Zingiber officinale): se consigue en verdulerías, funciona muy bien y puede brindar un alivio instantáneo del dolor de dientes. Cortar un pedazo de raíz, pelar y aplica el pedazo de jenjibre directamente sobre el diente que duele. Morder hincando el diente lo más posible y masticar lentamente para que largue el jugo alrededor del diente. El resto de la raíz se guarda en contenedor en la heladera (refrigeradora), para poder usarlo en caso de tener que repetir el tratamiento. Ver www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/jenjibre.htm y http://es.wikipedia.org/wiki/Zingiber_officinale

Equinacea (Echinacea): el mejor remedio del que se tiene información es la raíz de equinacea fresca (la tintura de equinacea es todavía experimental). Ver  http://es.wikipedia.org/wiki/Echinacea

Hojas de llantén: machacar o mascar las hojas frescas y aplicar al diente dolorido, mezclar con un poco de sal, si se tiene. Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Plantago_lanceolata

Plata coloidal: por lo que sé funciona con eficacia similar a la de la sal, pero es indudablemente mucho más cara y puede tener otros inconvenientes.

Clavo de olor fresco: al aceite de clavo de olor se le atribuye poder bactericida y analgésico tanto para dolor de diente como para infecciones de encías. Como ya se dijo, el aceite de clavo de olor no orgánico no ha funcionado ante dolores fuertes, pero pienso que aplicar un pedazo de clavo fresco posiblemente trabaje mejor. Igualmente, si se dispone de aceite orgánico de clavo de olor puede ser diferente.

Otro dato: Viktoras Kulvinskas recomienda en “Survival Into The 21st Century” («Cómo sobrevivir en el siglo XXI») usar el jugo de Pasto de trigo (“Wheatgrass” o “Triticum aestivum”, ver www.wheatgrass.com.mx/) para curar el dolor de dientes, lo que por cierto vale la pena intentar, si se tiene, ya que es una planta que se puede tener en casa.

También esta, por supuesto, la homeopatía: poniendo “homepathy / homeopatía”, “tratamiento homeopático dientes”, etc. en un buscador de internet, seguramente se encontrarán muchas sugerencias como «Mercurio. [Merc] Manzanilla /Chamomilla. [Cham], Belladonna [Bell], Coffea [Coff], Plantago major [Plan], Silicea [Sil], Calcarea fluorica [Calc-f], Calcarea phosphorica [Calc-p], Staphisagria [Staph], Kreosote [Kreos], Spigelia [Spig], Árnica Arnica [Arn]», y también informes sobre cómo las personas han disminuido y tratado con éxito dolores de dientes y encías. En español se puede consultar  www.odontohomeosite.com.ar/lbcpdt.html

Peróxido de hidrógeno de uso alimentario: unas pocas gotas en el agua como enjuague dental (siempre que no se tenga metal en la boca) pueden ayudar a aliviar el dolor de dientes, porque el peróxido de hidrógeno oxida otras sustancias.

Tratamiento dental con ozono: al respecto, leí sobre una persona que logró curarse las caries con ozono. De hecho, la terapia con ozono ya se está usando en algunos consultorios dentales en Alemania, como un potente antiséptico, desinfectante y tratamiento germicida indoloro contra caries e infecciones gingivales (de encías). Este tratamiento sin efectos colaterales mata las bacterias, virus y hongo en segundos y generalmente hace innecesario el uso de antibióticos. Para mayor información sobre cómo actúa el ozono y sus efectos, ver por ejemplo el sitio en inglés   www.healingcancernaturally.com/home-and-medical-ozone-uses.html : On Home Uses and Medical Applications of Ozone (air and water purification of pathogenic germs & pollutants, treatment of viruses, cancer, Aids, Lyme, gangrene & many other illnesses and complaints) o en español www.icqmed.com/articulos/ozono/ozono.htm .

Las terapias de liberación emocional (EFT - Emotional Freedom Technique): hubiera querido poner esto y otras herramientas de autocuración en primer lugar, pero no habiendo suficientes testimonios valederos que confirmen sus enormes efectos potenciales y tampoco probado en mí misma en relación con problemas dentales, no lo he hecho. De modo, si ustedes no están ya familiarizados con esta técnica o conocen a alguien que lo esté, les llevará un poco aprender de qué se trata (mínimo una hora para leer el manual basico). More on EFT and teeth
El manual de Técnicas de Liberación Emocional en español se encuentra en   findthelightwithin.com/eft_manual_esp.htm

En general pienso que a veces es una buena idea emplear remedios alternativos. Por ejemplo, una vez usé salmuera varias veces ante dolores de dientes y encías muy persistentes surgidos debajo de un puente que se había aflojado (ver más abajo) y sentí que la sal se había convertido en motivo de irritación para el nervio (notable a partir de un fuerte incremento del dolor cuando enjuagaba con la salmuera). Cuando cambié al aceite orgánico de planta de té (aplicaciones tópicas), todo funcionó bien, y el dolor de dientes de los puentes desapareció.

Atenuar el dolor

No creo que ninguna de las siguientes recetas que simplemente buscan mitigar el dolor de dientes sean tan naturales y fáciles de aplicar como la salmuera, ni tampoco atacan lo que generalmente se halla al origen: el ataque bacteriano. De todos modos, a continuación se da una lista completa sobre cómo obtener un alivio temporario atenuando el dolor.

Masaje con los dedos
Antes de saber lo de la salmuera, a menudo usaba los dedos para refregar y masajear la zona con dolor, combinando a menudo con la aplicación de aceite de planta de té, topicando en el diente o la encía con dolor.

Frío y hielo
El frío reduce la inflamación que puede estar provocando el dolor. Cuando se tiene una infección, la aplicación de frío debiera reducir la inflamación y el malestar en la zona afectada. Los dolores de dientes no causados por inflamación parecen empeorar con frío, pero pueden aliviarse aplicando calor húmedo (p. ej. una bolsa de agua caliente).

Agua fría
Hacer buches con agua fría en el lado de la boca donde se encuentra el diente dolorido disminuye enseguida el dolor.

El hielo en la boca
Tratar de sostener un pedazo de hielo en el lado de la boca que duele, morderlo si es posible o chuparlo. Repetir las veces que haga falta. El agua fría o caliente puede funcionar de la misma forma.

Masaje con hielo
Se recomienda bastante para aliviar el dolor de dientes (frotar un cubo de hielo contra la zona dolorida) y para anestesiar las terminaciones nerviosas (aunque podría agravar el dolor).

“Cataplasma” de hielo
Aplicar un cubito de hielo (envuelto en un trapo o plástico) en la mejilla puede brindar un alivio temporario.

Acupresión
No me ha dado alivio en el largo plazo (pero para otros podría funcionar). Se recomienda apretar o frotar en los lados de los dos dedos índices en la parte opuesta a la base de la uña (pero ver
Imposición de manos y EFT).

Milenrama
La Achillea millefolium también es un anestésico. Para aliviar el dolor de dientes, aplicar la raíz fresca o las hojas a los dientes o a las encías.
http://es.wikipedia.org/wiki/Achillea_millefolium

Miscelánea de sugerencias para aliviar el dolor y reforzar diente y encías

Dennis Knicely, D.D., recomienda en su artículo sobre Curación natural de los diente, publicado en   healingnews.com/Healing_Teeth_article101.html, entre otros remedios naturales: “Para el dolor de dientes, mezclar partes iguales de cayena, valeriana, lechuga silvestre, aceite de prímula (ver en español www.nutrivea-es.com/evening_primrose_oil.htm) o aceite de clavos de olor para aliviar el dolor.
El extracto de semilla de pomelo elimina las bacterias asociadas a las infecciones.
Cepillar con polvo de clorofila puede detener el deterioro del diente y la infección gingival.
Para reforzar dientes y encías y ayudar a remover la placa, cortar una fresa (frutilla) por la mitad y frotarla contra dientes y encías Dejar actuar por 45 minutos y enjuagar con agua tibia.
La fluorina natural, de brotes o copos de centeno (Secale cereale, ver http://es.wikipedia.org/wiki/Centeno) refuerza el esmalte.
La corteza de roble blanco ayuda a fijar los dientes flojos.
Fórmula de calcio de hierbas: mezclar partes iguales de alfalfa, cola de caballo (Equisetum), musgo de Irlanda (http://es.wikipedia.org/wiki/Chondrus_crispus), lobelia (http://es.wikipedia.org/wiki/Lobelia), espiga de avena. Se puede hacer una infusión de hierbas o encapsularlas una vez molidas.”

Extracto de vainilla: hacer buches por toda la boca o dejar caer unas gotas sobre el diente dolorido.

Clavo de olor: romper y mezclar con mantequilla de maní (cacahuate), aplicar al diente que duele.

Palitos de Cúrcuma: quemar, pulverizar y usar como pasta dental. Otros nombres: palillo, turmeric, haldi. Para más información sobre la planta ver http://es.wikipedia.org/wiki/Curcuma_longa.

Aceite de orégano: poner unas gotas directamente sobre el diente o la encía (un lector comentó «lo encuentro una buena alternativa analgésica, el aceite de orégano funciona mejor que el aceite de planta de té» y «un pedazo de ajo... trabaja bien con el aceite de orégano»).

Castañas de cajú o anacardo (o su aceite): puede ayudar a curar abcesos. Ver   http://es.wikipedia.org/wiki/Anacardium o www.supernatural.cl/castana_caju.asp

Saquito (bolsita) de té: colocarlo lo más cerca posible de la zona dolorida y chuparlo.

Aspirina: he visto varios consejos referidos a poner una aspirina directamente sobre el diente o encía dolorida para calmar el dolor (mordiéndola, por ejemplo), pero aunque lo alivia puede inflamar los tejidos de encías y mejillas.

Curación de bolsas periodontales en las encías (periodoncia)

Sin entrar en mayores detalles por el momento, tambien he logrado curar fácilmente profundas bolsas periodontales en las encías. Según la Enciclopedia Británica, la periodontitis «comienza con el depósito de placa bacterina en el diente por debajo de la línea de la encía, provocando la irritación y  corrosión de los tejidos cercanos. En estas circunstancias, la condición es aún reversible, pero si se dejan sin tratamiento los bordes inflamados de las encías, los mismos comienzan a encogerse, dejando expuestas las raíces dentales; se llega incluso a comprometer el hueso alveolar donde se encuentra anclado el diente, que se afloja hasta el punto de caerse. La remoción de la placa acumulada y de los tejidos afectados puede deterner pero no revertir el deterioro alveolar...... la causa que precipita la periodontitis es una mala higiene dental que conduce a la acumulación de placa. (Para ver más información en español:   implandent.com/servicios_periodoncia.php, nidcr.nih.gov/HealthInformation/DiseasesAndConditions/GumPeriodontalDiseases/Enfer medadPeriodontal.htm).

Me han asegurado Repetidas veces que solamente la cirugía podía ayudarme en el estadio avanzado de mi enfermedad periodontal, o sea levantando las encías para eliminar los depósitos patógenos y controlar con eficacia la infección. Pero me he negado a creerlo. ¿Cómo me curé? Muy simple: me compré un cepillo de dientes eléctrico que publicitaban como un excelente medio para remover la placa y me cepillé con regularidad dientes y encías. A la vez mejoré mi dieta (la cual había descuidado), volviendo a comer sólo alimentos naturales con particular énfasis en las algas marinas. En cuestión de días o tal vez de semanas (sólo recuerdo que la mejoría tuvo lugar en poco tiempo y sin esfuerzo), todos los síntomas de periodontitis  y la acumulación de placa dental desaparecieron para no volver. Mis encías se ven y se sienten saludables ya desde hace más de diez años.

Como es usual, el ignorar los consejos de los «expertos» y confiar en la capacidad de mi organismo de curarse a sí mismo (con las medidas de apoyo adecuadas) se vio coronado por el éxito.

En conclusión

Seguir el programa descripto (incluyendo la vitamina D en invierno cuando necesito reforzar mis dientes) en varias oportunidades ha hecho maravillas, curando el dolor de dientes (como ya dije, limitando el consumo de azúcar, harina blanca o azúcares naturales concentrados, como en pasas de uva, por ejemplo7 ) y poniéndolos de nuevo en su estado normal, sin dolor y después devolviéndoles su funcionalidad. Cuando no consumo sustancias agresivas, mis dientes se sienten bien a pesar de los huecos remanentes (tengo varios dientes que si se los aprieta duelen en la raíz, cerca de los mismos se encuentran ex pilares de puentes dentales, donde esperé largo tiempo soportando el dolor, ante de hacerme sacar el puente. También planeo deshacerme de las infecciones de las raíces con el tiempo. Lo que parece es que todos los huecos se han recubierto y sellado con una nueva capa de esmalte, habiendo permanecido las cavidades «intactas», esto es como estaban, pero sin mostrar signos de avance, siempre que cuide mi dieta y el estado de la vitamina D. Esto ha funcionado tan bien que cada tanto puedo permitirme comer galletas integrales con chocolate blanco orgánico (endulzadas con azúcar de caña orgánica y otros azúcares orgánicos menos refinados) sin tener síntomas de erosión dental o dolor. Necesito tener mucho cuidado, porque he notdo que los dientes pueden debilitarse imperceptiblemente durante un cierto tiempo para luego presentar daños mayores debidos a falta de fuerza estructural, como la pequeña rotura de una pieza, sobre todo en invierno, cuando la recuperación mediante la dieta es mucho más lenta.

Advertencia importante (Disclaimer)

Quiero hacer notar que todo lo expuesto, que comparto con la esperanza de que ayude a otros como me ha ayudado a mí) refleja sólo mi experiencia personal exitosa en la detención del dolor de dientes y lograr la curación natural de los mismos, al igual que lo que he leído sobre experiencias similares de otras personas. Esto significa que a lo mejor puede no funcionar para todos o puede hacerlo con modificaciones que se adapten a cada caso individual. Por ejemplo, no sé si puede funcionar en casos de dolor en los tratamientos de conductos (ver www.sdpt.net/conducto.htm), o sea en «dientes muertos». También sé de un amigo (fumador y consumidor de dulces) que lo probó ante un fuerte dolor de dientes y encías de origen desconocido, pero para el cual no funcionó, quizás porque los microorganismos se habían vuelto inmunes al efecto esterilizador de la salmuera. También podría deberse al hecho de que el dolor se concentraba en una parte de la boca donde tiene un puente. De hecho, cuando más tuve que esperar para que cesara el dolor usando la salmuera (un par de días), fue cuando el dolor provenía de una zona cubierta con el puente. 

Podría ser que la salmuera emplee más tiempo para penetrar en la zona, ya que estaba cubierta con un sellante artificial (por largo tiempo me resistí a hacérmelo sacar porque lamentaba pagar una pequeña fortuna por el trabajo de pocos minutos para un dentista).

Lo que por fin ayudó a mi amigo fueron unas pastillas analgésicas comerciales, con media tableta aplicada localmente y la otra mitad ingerida por vía interna, a lo que añadía enjuagarse la boca con agua y aceite de planta de té y la aplicación de unas gotas directamente en el lugar. Ayunó durante todo el proceso, porque el dolor y la sensibilidad de diente y encía no lo dejaban comer. Llegar a la fase indolora le permitió dormir (algo muy importante para que su cuerpo pudiera hacer su trabajo de desintoxicación y curación) con formación de abceso al día siguiente, lo cual, junto con el dolor, fue disminuyendo gradualmente con los enjuagues y drenando el abceso con salmuera. Nunca más ha vuelto a necesitar a un dentista.

Dicho esto, sugiero la extracción de puentes debajo de los cuales se produce un dolor persistente lo más pronto posible. Cada vez que me demoré en hacerlo, el pilar infectado se descomponía por debajo hasta que por fin lo liberé de su prisión. La consiguiente infección de la raíz se curó en un caso, como ya dije, con un remedio homeopático aconsejado por un naturópata espiritual, merced a un biotensor (un péndulo de alta tecnología). (En inglés basicessence.com/main1/Biotensors.htm y  en español  ananda.cl/reiki/biotensor.html).

Antes de descubrir mi remedio con la salmuera, usé una vez un analgésico muy eficaz, no tomándolo (no me dio resultado) sino poniéndolo directamente contra la zona dolorida, lo que detuvo el dolor en cuestión de minutos. Y, sí, también he visto claramente el efecto de la mente (y la imposición de las manos, como ya dije) con referencia al  dolor de dientes (o a su ausencia).
.

Más información muy importante (in English/en francais/auf Deutsch) sobre el cuidado natural y la regeneración de dientes y encías en www.HealingTeethNaturally.com.

Notas al pie

1) Usar en lo posible sal marina gris sin refinar, que, en contraposición con la sal de mesa común procesada (industrial), conserva una gran cantidad de minerales naturales y micronutrientes. Cuando me enjuago los dientes con sal industrial en la salmuera concentrada, se siente realmente "tóxica" en la boca, mientras que la solución concentrada de sal marina no refinada no provoca este efecto desagradable. La sal refinada en terrones la consigo en tiendas de alimentos naturales y la compro en bolsas de a kilo, es la única sal que utilizo para condimentar. A la vez que existe también la denominada sal marina sin refinar blanca y de molido fino, como la sal común de mesa, dudo que contenga tantos minerales y micronutrientes como la sal gris (creo que en los Estados Unidos y en otros países la sal marina sin refinar se conoce como "Sal marina céltica"). Si no hubiera otra posibilidad que la sal procesada o refinada, en lo posible hay que asegurarse de que sea del tipo libre de Aluminio2, por lo menos cuando se la usa con mucha frecuencia. 

2) Tanto el mercurio como el aluminio parecen ser la causa de enfermedades neurológicas como el mal de Alzheimer (ver en inglés Alzheimer's Disease y sobre la desintoxicación holística de metales pesados -quelato On Effective Holistic Heavy Metal Detoxification; y también On the link between toxic dentistry (root canals,  amalgam, nickel etc.) and cancer sobre la relación entre la odontología tóxica de tratamientos de conductos, amalgama, níquel, etc. y el cáncer). Se refieren a temas afines los siguientes enlaces sobre agentes quelantes y metales pesados:
http://es.wikipedia.org/wiki/Ligando_quelato
www.lenntech.com/espanol/metales%20pesados.htm
www.ecoportal.net/content/view/full/37424

3) La razón por la cual la ingestión de alimentos refinados como azúcar y harina blanca, o también de alimentos ácidos como vinagre o frutas ácidas debiera limitarse al mínimo, o incuso evitarse para mantener el esmalte dental reside en que, de acuerdo con fuentes que me parecen convincentes, existen dos factores, uno estructural y uno nutricional en el origen del deterioro dental: la debilidad estructural del diente por un lado (debido a la insuficiente mineralización = falta de minerales) y el ataque por parte de los ácidos que afectan el calcio, por el otro. A su vez, los ácidos se producen a partir de alimentos de tipo ácido, pero en particular son provocados por la decomposición bactérica de restos de comestibles refinados (harina blanca, azúcar) y azúcares naturales concentrados (como por ejemplo en frutas secas). De allí la importancia de limpiarse y enjuagarse a fondo para eliminar todos los restos de comida, además de la especial atención para remover los depósitos de placa, que donde los gérmenes se acumulan. 

4) Entiendo que debido a las diferentes legislaciones no es fácil encontrar leche orgánica cruda para la compra. Me sorprendió lo fácil que es conseguirla aquí en Berlín (por ej. la leche "Demeter", de calidad biodinámica, que respeta los estándares orgánicos más estrictos y elevados). Solamente me hizo falta preguntar en la tienda (de administración familiar) a la vuelta de la esquina y me dijeron que simplemente tenía que encargarla especialmente y ellos me proveerían de leche biodinámica proveniente de vacas, cabras o yeguas, una vez por semana, según mis especificaciones. En lo personal, no usaría nunca leche comercial "convencional", debido a la tremenda e indecible crueldad en su producción, por no hablar de los antibióticos, pus y otras toxinas y elementos nocivos presentes en la misma. En ocasiones hasta sigo una dieta vegana muy estricta. 

5) Entre otras toxinas, los dentífricos contienen Triclosan, un germicida químico (también presente en enjuagues bucales, desodorantes, jabones, etc.). El Triclosan pertenece a una categoría de productos químicos de los que se sospecha producen cáncer en seres humanos. Acumulado en la grasa corporal, puede suprimir las funciones inmunológicas, llegando a niveles tóxicos, provocando daños a hígado, riñones y pulmones. Un conocido dentífrico "holístico" contiene el peligroso Lauril Sulfato de Sodio -SLS- (ver en español www.fcq.unc.edu.ar/cime/laurilsulfato.htm; www.vsantivirus.com/sls.htm y espanol.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080226221306AAqIS59). También hay que tener en cuenta de que el fluorido en su forma química, como se usa en la fluoridación del agua (ver http://www.edustatspr.com/Materiales/proyectos/Inv99-2000-II-3.pdf) tiene alta incidencia en las causas de cáncer y puede realmente "arruinar" los dientes. (Ver en inglés www.healingcancernaturally.com/fluoride-cancer-osteoporosis.html.)

6 ) El enjuague con bicarbonato de sodio en apariencia reduce la cantidad de flora microbiana.

7 )  He notado que la debilitación de los dientes también puede ser inducida por una "monodieta", por ejemplo el comer mayormente pasta integral (fideos) por tiempo prolongado. Por este motivo sugiero seguir una dieta variada y, como ya dije antes, comer muchos alimentos orgánicos crudos y algas.
 

Nota del traductor ( aulaenred AT gmail.com )

Me parece muy importante subrayar que muchos problemas dentales pueden prevenirse con una limpieza cotidiana cuidadosa y costante, evitando desde temprana edad la formación de placa y sarro en los dientes y por consiguiente el surgimiento de enfermedades más graves. En la actualidad se puede adquirir numerosos productos que ayudan a cuidarse mejor los dientes. A continuación se presenta una serie de páginas en español con referencias interesantes para quien desee informarse más sobre este tema.

Lista de sitios en español:

www.crecerjuntos.com.ar/cuidadosdientes.htm
www.umm.edu/esp_ency/article/001957.htm
www.pediatraldia.cl/dientes_ninos.htm
www.curaprox.ch/index.php?Language=sp

Usted puede apoyar a este sitio humanitaria sin ningún coste adicional mediante la compra de productos a través de mi vínculos con Amazon:

Amazon España

Amazon USA

© 2004-2012 ParadiseNow.net
Revision July 2012

Paradise Now
Ursula R. M. Schmid, P.O. Box 120244, 10592 Berlin, Germany.